27 de octubre de 2014

13 Casas Icónicas del S.XX - Versión extendida

En este nuevo post voy a desarrollar la información referente a las 13 casas seleccionadas para formar parte de esta arquitectónica lista. Cada una ellas tiene detalles que la hacen merecer estar en dicha selección.



1. Casa Steiner - Adolf Loos (1910)

Para tratarse de principios del siglo XX, las normas urbanísticas ya supusieron un condicionante importante en Viena para proyectar este edificio.

Las autoridades municipales no permitían en aquella calle edificios de más de un piso con la correspondiente buhardilla, y puesto que el propietario quería una obra considerable Loos resolvió de forma audaz esta limitación con un original cuerpo arquitectónico, hizo un tejado de chapa en forma de media bóveda de cañón aumentando la altura de la construcción hacia la fachada posterior y dando las luces para la vivienda tanto a las fachadas laterales como a la del jardín.


Precisamente la fachada del jardín ha sido un ejemplo indiscutible del racionalismo radical dentro de la arquitectura moderna. Es una de las razones del éxito de la construcción.


















2. Casa Schröder- Gerrit Th. Rietveld (1924)


Está situada a las afueras de Utrecht, Países Bajos, y el requisito principal era un diseño preferiblemente sin paredes.



La Casa Rietveld-Schröder fue el primer manifiesto arquitectónico del grupo De Stijl, universalmente reconocida como una de las primeras construcciones realmente modernistas en el mundo. Es un icono del movimiento moderno en arquitectura y por ello desde diciembre del año 2000 forma parte de la la lista de la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.



La Casa de Rietveld Schröder constituye tanto por dentro como fuera una ruptura radical con toda la arquitectura anterior. La casa de dos plantas se construye en el extremo de una manzana de viviendas, pero no hace ningún intento por relacionarse con las edificaciones del entorno.



Las fachadas son un collage de planos y líneas cuyos componentes están separados a propósito y parecen deslizarse pasando unos de otros. Los colores fueron elegidos para fortalecer la plasticidad de las fachadas. Existe poca diferenciación entre el interior y el exterior. Las líneas rectas y los planos fluyen desde fuera hacia dentro, con la misma paleta de colores y superficies.



















3. Villa Savoya - Le Corbusier (1929)


Situada en el nº 82 de rue de Villiers 78300 de Poissy, a las afueras de París, la Villa Savoya de Le Corbusier es una de las contribuciones más importantes a la arquitectura moderna en el siglo XX. 



En 1926 Le Corbusier presenta un documento donde expone en forma sistemática sus ideas arquitectónicas: los llamados «cinco puntos de una nueva arquitectura». Aunque hoy en día estos puntos nos parezcan algo normal, representan una importante innovación conceptual para la época, aprovechando las nuevas tecnologías constructivas, derivadas especialmente del uso del hormigón armado. 



Estos 5 puntos están magníficamente ejemplificados en la Villa Savoya, la obra más emblemática de Le Corbusier.
  • Edificio que descansa sobre pilotis (columnas) en planta baja, dejando la superficie en su mayoría libre para permitir que el paisaje quede autónomo del edificio.
  • Cubierta plana, sobre la que se sitúa un jardín.
  • Espacio interior libre, debido a la estructura basada en pilares y tabiques.
  • Fachada libre de elementos estructurales, de forma que puede diseñarse sin condicionamientos.
  • Ventanas corridas en las fachadas para conseguir una profusa iluminación natural en el interior.

La Villa Saboya se encuentra hoy restaurada como casa-museo, y está protegida como monumento nacional francés.















4. Casa de la Cascada - Frank Lloyd Wright (1937)


La residencia Kaufmann, más conocida como la casa de la cascada, se sitúa en un solar de grandes dimensiones en el medio del bosque salvaje, en un paraje llamado Mill Run, municipio de Stewart, en el condado de Fayette de Pensilvania. Se asienta en una roca sobre una cascada natural.



El diseño de la casa es una clara muestra de la arquitectura naturalista u orgánica, ya que todas las decisiones tomadas para su construcción van encaminadas a integrar la edificación con el paisaje y hacer que la obra se convierta en un elemento natural más del entorno, en plena armonía con el mismo y el paso del tiempo.




Así, los cimientos de la casa son las rocas del lugar, y algunas de ellas sobrepasan el ancho forjado de la primera planta asomándose junto a la chimenea. Gran parte de la casa está en voladizo, situado encima del arroyo.



Su composición es horizontal, aunque algo compleja. El eje vertical queda definido por la chimenea que sobresale por encima de la cubierta. El edificio crece de dentro hacia afuera y se va extendiendo según las necesidades de sus moradores. Por lo tanto, puede modificarse, ya que en la arquitectura orgánica la construcción se concibe como algo vivo y que puede cambiar

Hoy en día Fallingwater es un monumento nacional en Estados Unidos que funciona como museo .















5. Villa Mairea - Alvar Aalto (1940)


La Villa Mairea se encuentra ubica al Oeste de Finlandia, en Noormarkku. Emplazada en una colina rodeada por un bosque de pinos y una gran cantidad de vegetación, busca crear una integración con el paisaje, sin imponerse ni intervenir de manera brusca el entorno, tratando de buscar una mimetización completa con el exterior.



Aalto planteaba como idea principal un espacio en donde el arte y la vida cotidiana se mezclaran de manera natural. De allí surge la idea de crear un jardín “cerrado” por la forma en L de la planta (cerrando los lados sur y este). El patio interior repartía los demás espacios, pues todos se encontraban en torno a este. También se organiza la casa en forma de L con el fin de proteger dicho patio de los fuertes vientos del Norte, además de producir sombra y humedad.



La innovación más radical, se encuentra en el interior del edificio que Alto visualiza y explica como “la abstracción del bosque finlandés”. Las columnas de acero negro envueltas en rattan buscan recordar la corteza pelada y en el centro dorado de los pinos.



















6. Casa Kaufmann en el Desierto - Richard Neutra (1947)


La Casa Kaufmann o Casa Kaufmann en el desierto, en Palm Springs, California, fue encargada a Richard Neutra por el mismo propietario que encargó unos años antes la Casa de la Cascada a Frank Lloyd Wright. Por tanto debemos darle las gracias a este millonario por ser quien propició la construcción de dos de las casas más significativas de la Historia de la Arquitectura del siglo XX.



En esta ocasión el cliente quería una vivienda confortable, que permitiese el paso de la luz a raudales, porque la emplearía preferentemente durante los meses de invierno. 



Richard Neutra levantó un edificio en el que los planos horizontales de las cubiertas parecen en gran medida flotar sobre paredes de cristal transparente, lo que confiere al conjunto un aspecto global de levedad. Por otro lado, al aprovechar la pequeña pendiente de la parcela, la casa resulta casi fundida con el paisaje que la rodea, porque sus volúmenes no se elevan demasiado del suelo, estando casi todo el conjunto levantado en planta única. Junto a la casa, en un plano algo más bajo, una piscina refleja su estructura.



Por otra parte, Neutra empleó como materiales básicos la piedra, el cristal y el acero, y tendió a no alejarse de la gama de colores que el propio desierto le ofrecía, de manera que la casa no desentonase de su entorno natural. Es más, la presencia de patios y porches en la vivienda conecta el interior y el exterior, de forma que el desierto parece tomar parte en la misma construcción.















7. Casa Estudio Luis Barragán - Luis Barragán (1948)


En el barrio de Tacubaya, colonia al poniente de la Ciudad de México, en el número 12 de la calle General Francisco Ramírez, se erige una fachada de concreto sobria que podría pasar inadvertida de no ser por su gran tamaño. Es difícil imaginar que adentro se resguarda una joya arquitectónica del siglo XX.



La fachada de la casa estudio de Luis Barragán fue construida con el objetivo de integrarla con el resto de las construcciones de la zona, que son principalmente casas de trabajadores, talleres, tiendas y fondas. Sin embargo, en el interior nos encontramos con algo completamente distinto: un espacio amplio, lleno de cómodos rincones, donde lo tradicional se mezcla con lo moderno y cada detalle está cuidadosamente pensado.



La Casa-Estudio también incorpora en su diseño principios de la arquitectura vernácula del lugar, los cuales incluyen el uso de colores llamativos



Construida en 1948, la Casa Luis Barragán ha sido reconocida por la UNESCO como Patrimonio Mundial. Es el único inmueble particular en América Latina que ha logrado tal distinción.

















8. Casa Farnsworth - Ludwing Mies Van Der Rohe (1946-1951)



Situada en Plano (Illinois, Estados Unidos), la casa construida en acero y vidrio, es una muestra más del amor de Mies van der Rohe por la sencillez arquitectónica y la perfección en los detalles constructivos.



La construcción se eleva del terreno formando el terna de espacios que propugnaban varios de los maestros del Movimiento Moderno:

  • Plataforma de acceso: espacio abierto, descubierto.
  • Porche de la vivienda: espacio abierto, cubierto.
  • Vivienda: espacio cerrado, cubierto.

La edificación está totalmente modulada en planta, siendo el módulo de la vivienda la dimensión de la baldosa de travertino empleada: de 90 x 60cm.



Esta obra constituye uno de los ejemplos pioneros y paradigmáticos del minimalismo: los únicos elementos que destacan en la construcción son los tres planos horizontales que forman la terraza y el suelo y techo de la vivienda, soportados perimetralmente por los pilares, que no llegan a perforar los planos. "Menos es mas". La casa carece completamente de muros, que han sido sustituidos por pantallas de cristal de suelo a techo, lo cual supone la renuncia a una de las características básicas de los espacios domésticos: la privacidad. 



Al mismo tiempo, el acristalamiento completo de las paredes de la casa permite percibir a través de ella el paisaje en el que se inserta, de forma que el edificio pasa a formar parte del propio medio natural, haciéndose casi invisible, se mimetiza con la naturaleza.

A pesar de todo el proyecto presenta algunos problemas de diseño: la cubierta rezumaba agua hacia el interior, la calefacción producía un efecto de condensación de vapor sobre los cristales y carece de refrigeración y, por tanto, en la estación cálida su interior produce el efecto invernadero.














9. Casa de Cristal - Phillip Johnson (1949)


La Glass House o Casa de Vidrio, fue diseñada por Philip Johnson para su proyecto de tesis de la Universidad de Harvard. Es la obra más famosa de Johnson y, a la vez, la más controvertida, ya que fue una de las precursoras del estilo moderno y el uso de nuevos materiales. Hoy en día la casa es utilizada como museo y culto para aficionados de la arquitectura.



La casa de Cristal se emplaza en New Cannan, Connecticut, Estados Unidos. En un terreno privado que el arquitecto heredó de la familia Johnson, donde, además de La Casa de Cristal, diseñó la Casa de Ladrillo para visitas, y el Pabellón del Lago de uso recreativo. El proyecto se ubica en una finca de 190.000 m2, oculto a la vista de todo público, donde la naturaleza era lo más importante en el emplazamiento.



En la casa de cristal se hace evidente uno de los principios arquitectónicos más importantes propuestos por Mies van der Rohe: “Less is more”, aquí son mínimos los materiales aplicados, la economía de elementos es muy clara y prácticamente se prescinde de cualquier tipo de ornamento. Su objetivo era lograr simplicidad y claridad en la obra



Fue un proyecto muy polémico, alabado y criticado a la vez, debido a que algunos lo consideraban un modelo poco confortable para ser habitado. Pero a la vez, la transparencia del material fue algo innovador, porque ya no son los muros los que contienen un espacio interior, sino que los árboles son la única barrera con la que contaba la casa y funcionan como muros de contingencia.





La Casa de cristal marcó un punto importante en la búsqueda hacia la transparencia y la flexibilidad de la modernidad europea que sin lugar a dudas representa el extremo de la Desmaterialización de la arquitectura.

Otro punto a destacar es que en el momento de diseñar la casa, Philip Johnson se encontró con la presencia de ciertas problemáticas que había que solucionar. Uno de éstos es cuando se empañan los vidrios con la condensación interior de la vivienda, lo que solucionó con una ventilación cruzada permanente además de mantener el núcleo rígido como una extracción de aire.















10. Casa Smith - Richard Meier (1967)


Está ubicada en una ladera boscosa en pendiente que llega al agua. La casa se inserta en el paisaje natural concebida como un objeto artificial. Darien, Connecticut, Estados Unidos



La casa Smith forma parte de una serie de viviendas unifamiliares racionalistas que marcan una primera etapa en la obra de Meier, cuando formaba parte del grupo The Five Architects.



En 1969 el Museo de Arte Moderno de Nueva York presentó en una exposición a cinco arquitectos hasta entonces apenas conocidos: Peter Eisenman, Michael Graves, Charles Gwathmey, John Hejduk y Richard Meier, también llamados "The New York Five". La prensa les puso su propio nombre, "Los Blancos", en alusión a la blancura resplandeciente de las fachadas de sus edificios.



Para Richard Meier no era una simplificación, sino la mejor elección. Según el: "El blanco es para mi el color mas bello, porque en el se reconocen todos los colores del arco iris... El blanco fue siempre símbolo de perfección, de pureza, de claridad... Ante una superficie blanca se puede comprender mejor que nada el juego de luz y sombras, de superficies y hendiduras."



Por tanto, a pesar de estar revestida de madera, la casa es totalmente blanca.


Emplazada en un terreno en pendiente, el volumen es un prisma blanco que emerge entre la arboleda creando un fuerte contraste visual.

Partiendo de un volumen principal cúbico, Meier va tallando su obra a base de operaciones de adición y sustracción.

La cara posterior esta tratada como una fachada cerrada con pequeñas aberturas, la cara delantera es una fachada abierta con grandes paños vidriados ofreciendo amplias vistas al horizonte, hacia el mar.
















11. Casa Kidosaki - Tadao Ando (1990)



Está ubicada en una selecta y tranquila zona residencial de Setagaya, cercana a Tokio, Japón. Setagaya es uno de los 23 barrios especiales de Tokio, en el lado sudoccidental y cruzado por el río Tama.



Esta amplia vivienda fue construida para residencia de tres familias: un matrimonio y sus respectivos padres, son en realidad tres viviendas. La idea del proyecto es mantener activas las relaciones familiares teniendo un nivel de privacidad alto al mismo tiempo la independencia de las tres viviendas.



El muro ciego de la fachada sigue la pendiente de la calle, curvándose hacia el interior para inducir el ingreso a la vivienda.



El edificio se compone de un volumen cúbico rodeado de un muro protector que recorre los linderos del solar. El cuerpo cúbico se sitúa en una posición central. Los espacios exteriores tienen un carácter tridimensional, formando una zona de amortización o filtro entorno a las vidas de las familias, proporcionándoles un espacio de uso comunitario. 



El arquitecto toma la idea de el patio de las casas adosadas tradicionales japonesas pero, mediante el empleo del hormigón, crea patios de varios niveles, algo que no puede lograrse en la arquitectura en madera. Estos patios son espacios que introducen la naturaleza en las tres unidades familiares y garantizan, a la vez, su privacidad e independencia.

Las habitaciones dan al patio, pero se combinan diversas clases de ventanas, como ventanas bajas y ventanas de cuerpo entero para que las personas que se hallan en habitaciones distintas nunca puedan llegar a verse mutuamente en forma directa. 

Tadao Ando ha utilizado en este proyecto un lenguaje minimalista carente de superfluos adornos estéticos. Se utilizaron bloques de hormigón armado, libres de todo ornamento.

















12. Casa Gaspar - Alberto Campo Baeza (1991)



Se ubica en una zona de baja densidad, de grandes espacios verdes, vecina al camping Pinar de San José en Zahora, en Cádiz, España.



Había una clara voluntad del cliente de una independencia total. Por esta razón se e decidió crear un recinto cerrado, un “hortus conclusus”. Se parte de un cuadrado de 18×18 metros definido por cuatro tapias de 3.5 m de altura, que se divide en tres partes iguales cubriendo solo la del centro, mientras que las otras dos forman patios. Esencialmente, se trata de una casa patio con espacio horizontal continuo.



El color blanco en todos los paramentos contribuye a la claridad y continuidad de esta arquitectura.



Son fuertes las conexiones entre el espacio cerrado y el abierto, entre el blanco y la luz, entre lo construido y el dato natural. El color blanco de los muros aumenta la homogeneidad de la vivienda cuya doble simetría se ve acentuada por la colocación de cuatro limoneros situados especularmente en los cuatro ángulos del patio.


La luz en esta casa es horizontal y continua, reflejada en los patios orientados a Este-Oeste. Se trata de un espacio horizontal, continuo, tensado por la luz horizontal.

Esta obra obtuvo en 1993 una Mención en el Eric Lyons Award de Londres y, en 1994, un Premio Especial en la Trienal Mundial de Arquitectura de Sofía, Bulgaria.
















13. Casa en Bom Jesus - Eduardo Souto de Moura (1994)



La simplicidad conceptual y de lenguaje que exhibe la casa Bom Jesus en las afueras de Braga, Portugal, constituye un claro ejemplo de como responder de manera adecuada, pero sencilla y sutilmente a unas preexistencias físicas.



La composición de esta vivienda unifamiliar integra dos volúmenes que representan dos programas y dos sistemas constructivos diferentes. Un volumen de piedra natural, procedente de la irregular orografía del terreno, atraviesa la casa y un cubo de hormigón y vidrio que se asienta sobre la plataforma que delimita el muro de piedra simbolizan el encuentro entre lo existente y lo nuevo.

















Espero que esta selección os haya resultado interesante y os anime a conocer más la obra de todos los arquitectos aquí mencionados.

Este no será mi último post sobre arquitectura, si estáis interesados en algún tema en concreto podéis hacerme sugerencias en el apartado de comentarios.




Bibliografía:


8 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu selección. Me ha parecido espectacular, un trabajo impresionante.
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. INFORMACIÓN DETALLADA AL 100% GRACIAS..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que haya resultado interesante mi recopilación. Y gracias por el comentario.

      Eliminar
  3. Exelente trabajo , el mejor que he visto lo tiene todo desde fotos y planos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y me alegro de que haya gustado el artículo.

      Eliminar

Gracias por añadir comentarios. Espero vuestras sugerencias, ideas...