24 de noviembre de 2014

El impresionante patrimonio arquitectónico de la Casa de Alba

El pasado jueves, 20 de noviembre de 2014, fallecía en Sevilla María del Rosario Cayetana Victoria Alfonsa Fitz-James Stuart y de Silva, la XVIII duquesa de Alba (espero haberlo escrito todo bien).



Desde ese momento en todos los medios de comunicación y redes sociales nos han bombardeado con todo tipo de detalles sobre su vida. Cuantos maridos tuvo, hijos, títulos nobiliarios incluidos varios grandes de España, patrimonio cultural y como no, también patrimonio inmobiliario.

Ha sido este patrimonio arquitectónico el que más ha despertado mi curiosidad. Sabía de varios de sus palacios, como el de las Dueñas en Sevilla, el de Liria en Madrid o el de Monterrey en Salamanca, pero no me imaginaba que la lista de propiedades fuera tan grande. Así que me he puesto ha investigar y aquí os presento el resultado. 

Algunas de ellas sirven a la familia como residencias familiares (varias han sido repartidas como herencia entre sus hijos) y otras han sido cedidas a instituciones públicas para su mejor conservación y uso.



PALACIO DE LIRIA (Madrid)



Es un gran palacio urbano español del siglo XVIII, residencia de la Casa de Alba en Madrid, y principal sede de su colección de arte y archivo histórico, ambos de incalculable valor.


Fue reconocido ya en su época como la mejor mansión de la aristocracia madrileña (200 estancias en 3.500 m²), solo superado por el Palacio Real.

Es la sede de la Fundación Casa de Alba, institución española dedicada a la cultura, constituida el 14 de mayo de 1975 por Cayetana Fitz-James Stuart, duquesa de Alba.











Este palacio, que se compone de un conjunto de patios y edificios, fue levantado entre los siglos XV y XVI, de estilos gótico-mudéjar al renacentista. 

Es uno de los principales inmuebles de la ciudad, por su valor histórico, arquitectónico, artístico y por la importancia de sus bienes muebles. Está declarado Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España.

El nombre del palacio se debe al monasterio de Santa María de las Dueñas, que fue destruido en 1868.

En el muro de entrada al Palacio de Las Dueñas, una placa indica que en una de las dependencias que alquiló el administrador del duque a los padres de Antonio Machado, nació y vivió su infancia el poeta.

Este palacio pasa, tras la muerte de la duquesa, a manos de su nieto mayor Fernando, futuro heredero de la Casa de Alba.







PALACIO DE MONTERREY (Salamanca)

Es uno de los máximos exponentes del estilo artístico plateresco. Fue declarado, por Real Orden de 6 de mayo de 1929, Monumento Histórico Nacional.

Rodrigo Gil de Hontañón será el encargado de los planos del edificio, diseñando un palacio de planta cuadrada con torres en los ángulos y patio central. Por desgracia, sólo se construyó una cuarta parte del proyecto, lo que no implicó reducir la grandeza de la obra, ejecutada por los maestros de obras Pedro de Ibarra y Pedro Miguel de Aguirre.

Fray Martín de Santiago fue el encargado de diseñar los ornamentos más complicados del conjunto entre los que destacan leones y animales fantásticos, sosteniendo escudos con las armas de los Zúñiga, Fonseca, Acevedo, Sotomayor y Ulloa.







PALACIO DE ARBAIZENEA (San Sebastián)

Se ubica en el cuadrante Noroeste del Parque de Arbaizenea y se encuentra muy cerca a otros recintos palaciegos, como el Palacio de Ayete. Al ser su estructura mas similar a la clásica de una casa que a la de un palacio, es nombrado comúnmente Casa-Palacio Arbaizenea.

Antes de su construcción el palacio era un caserío con un gran parque lleno de árboles como un bosque de roble y otras especies. Del antiguo caserío quedan restos de un antiguo lavadero del siglo XVIII.

La duquesa heredó la finca de su primer marido, Luis Martínez de Irujo Artazcoz, marqués de Sotomayor y duque de Aliaga. El palacio fue la residencia familiar de verano.

Tras un acuerdo con el Ayuntamiento de San Sebastián en 2006, la extensión del parque privado en el que está situado el palacio se verá reducida a 2 hectáreas, destinándose el resto a parque público y a la construcción de viviendas.






En 2011, cuando doña Cayetana repartió su herencia en vida, pasó a ser de su hijo Cayetano Martínez de Irujo, conde de Salvatierra. También hereda el cortijo "Las Arroyuelas".



PALACIO DE LOS DUQUES DE LIRIA (Liria - Valencia)

Se encuentra en la Plaza Mayor de la población y fue construido entre los siglos XVI y XVII.

Presenta en su conjunto una estructura básicamente renacentista, pero que posee un matiz un tanto manierista y regional. Forma parte del extenso patrimonio de la Casa de Alba, a la sazón titulares del Ducado de Liria y Jérica, aunque su uso fue cedido al Ayuntamiento de la localidad.

Se trata de un edificio exento, de planta rectangular en tres plantas y cubierta a cuatro aguas sobre la que sobresale un pequeño mirador. Su fachada principal, rematada por el clásico arquerío del siglo XVI, recae a la plaza mayor.





Fue residencia veraniega de la Casa de Alba de Tormes y se construyó sobre el que se hallaba el antiguo castillo de los Álvarez de Toledo. Se trata de una construcción de estilo neoclásico francés que fue erigida entre 1755 y 1766, por el arquitecto francés Jacques Marquet, traído a España por el duque don Fernando de Silva y Álvarez de Toledo quien le encargó la construcción. 

Tiene dos patios, uno de armas, delante de la fachada principal y otro posterior continuado de parterres, fuentes y estanques al más propio estilo versallesco que hoy es parque municipal. Este jardín posterior quedó, según cuenta la tradición, reflejado en algunos cuadros de Goya, como es el caso de La Vendimia.

Fue cedido al ayuntamiento para su gestión y conservación, es, en la actualidad, un instituto de enseñanza secundaria.








PALACIO DE LOS OSORIO (Valdunquillo - Valladolid)


Pertenece a la Casa de Alba por descendencia de la familia Osorio. Entre sus numerosos títulos nobiliarios, Cayetana Fitz-James Stuart ostentaba también el de marquesa de Valdunquillo. 

El palacio esta formado por tres cuerpos: A la izquierda la vivienda, en el centro el torreón donde está situada la puerta de entrada y a la derecha los portalones de acceso a las caballerizas.




PALACIO DUCAL Y TORRE DE GARCI MÉNDEZ (El Carpio - Córdoba)

Es en el municipio de El Carpio donde se concentra el capital cordobés de la Casa de Alba. El primer ejemplo lo constituye el propio emblema arquitectónico de la localidad, la Torre de Garci Méndez, a la que se une el Palacio Ducal. Ambos edificios están cedidos por la familia Alba al Ayuntamiento a finales de los años 80 por un periodo de sesenta años en plazos de treinta.

La torre de estilo mudéjar, y planta rectangular, está formada por dos cuerpos adosados en altura. En uno de ellos se desarrolla la rampa de escaleras, y en el otro se disponen tres estancias abovedadas. Ambos cuerpos quedan rematados por una terraza común desde la cual se pueden apreciar magníficas vistas de Sierra Morena, la Campiña y el Valle del Guadalquivir. El acceso al interior se realiza por una portada adintelada situada en el centro.

Fue construida por el maestre Mahomat en 1325, según reza en la lápida de alabastro que estuvo empotrada en los muros de la torre y que hoy se guarda en el Palacio de las Dueñas en Sevilla.

Se encuentra en buen estado de conservación. Hace algunos años se realizaron labores de limpieza y consolidación del exterior de la torre y está previsto convertir el interior en un museo y sala de exposiciones.

Declarada Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, por Real Decreto de fecha 01/06/1983.





En cuanto al Palacio Ducal de El Carpio su construcción se inicia en 1671 pero tendrá sucesivas mejoras durante el s.XVIII. Situada en la Plaza de la Constitución es una edificación de grandes dimensiones, de planta rectangular, formada por tres unidades distintas: dos laterales destinada a vivienda del administrador y otros servicios, y la central, que el palaciega propiamente dicha. Interesa destacar, dentro del conjunto, la residencia solariega, formada por tres plantas, una de sótano y dos en superficie. Al exterior presenta un alzado muy sencillo con una distribución horizontal simétrica de vanos que coinciden en las dos plantas que forman el edificio. Hoy usado como centro de exposiciones en la planta baja, biblioteca en la planta alta y centro de día de la 3ª edad. En su patio hay varias dependencias que son usadas como Radio Local, Club de aeromodelismo etc.







PALACIO DEL CONDE DE ARANDA (Epila - Zaragoza)

Es una casona construida a finales del siglo XIV por la familia Ximénez de Urrea, de esta época se conservan en el interior dos patios renacentistas, y convertida en el Palacio de los Condes de Aranda tras sucesivas ampliaciones y construcciones que rodean a estos patios, ampliaciones que duran hasta el siglo XVIII. 

El palacio fue construido adaptándose al desnivel del terreno: de ahí que la fachada principal tenga baja altura, mientras la posterior sea bastante más elevada. 

El interior del inmueble es muy notable, con diversas piezas destacables e interesantísimas techumbres mudéjares. 

Ante el deterioro del palacio y la obligación de conservación del edificio declarado patrimonio, en 1998 con ocasión del bicentenario de la muerte del X conde de Aranda, fue cedido al pueblo por el precio simbólico de una peseta, previo desalojo de la colección de pinturas, muebles, vajillas, carruajes y de trajes del rey Alfonso XIII que custodiaba y la cesión de sus archivos a la diputación provincial de Zaragoza.








CASTILLO DE COCA (Segovia)

Su construcción, atribuida a los alarifes sevillanos, se realizó en el siglo XV principalmente en ladrillo, utilizado no sólo como material de obra, sino también como elemento decorativo; la piedra caliza aparece en las aspilleras, las columnas del patio de armas y otros elementos decorativos. 

Es considerado como una de las más hermosas muestras del arte gótico-mudéjar español. Su construcción asombra y enamora a quienes lo ven por primera vez, pues expresa en cada una de sus formas realizadas con el ladrillo, un conjunto arquitectónico original e imaginativo como pocos. 

Destaca la belleza singular de sus salas, en las cuales se ven representados hermosos motivos geométricos mudéjares realizados con estucos y pinturas, aportándonos así mismo un legado único e irrepetible. 

Otra particularidad radica en no haber sido construido sobre un cerro como suele suceder con fortalezas de este tipo, su sistema defensivo aprovecha los escarpes del terreno, el cual sirve de asiento a este castillo, que se alza sobre un ancho y profundo foso. 

Propiedad de la Casa de Alba, cedido al ministerio de Agricultura de España hasta el año 2054. Tras su cesión al Ministerio de Agricultura en 1954, y a partir de la finalización de su restauración en 1958, partes de las salas del castillo pasaron a ser la sede de la Escuela de Capacitación Forestal.








CASTILLO DE SAN LEONARDO (Yagüe - Soria)


El castillo-palacio de San Leonardo de Yagüe fue mandado construir por Juan Manrique de Lara en 1563, cuando Felipe II le donó la villa. Dicha obra fue diseñada por el propio Don Juan Manrique junto a Bartolomé Carlone.


Se le considera el primer castillo señorial de España de estilo abaluartado, estilo utilizado en Italia desde hacía tiempo, y que fue inspiración de los fuertes abaluartados de las Américas. 

Se trata de un castillo señorial de planta cuadrada con patio interior y dos plantas, con cuatro dependencias en sus esquinas con el interior también cuadrado, pero cuyos muros exteriores no son paralelos a los interiores, sino que forman un tronco de pirámide, lo que le da el aspecto y característica de baluarte. De esta manera los picos de los baluartes tienen un espesor considerable, conteniendo una escalera de caracol que unía las bóvedas superiores de la artillería con el polvorín del sótano.

Actualmente se encuentra en avanzado estado de ruina ya que tras su abandono, sirvió de cantera pétrea para las construcciones de las casas de la población.







CASTILLO DE LOS DUQUES DE ALBA (Alba de Tormes - Salamanca)


Es una fortaleza que se remonta a los tiempos de Fernando II de León, quien hizo construir una simple atalaya. Más tarde, Sancho IV de Castilla el Bravo convirtió la primitiva torre en un castillo. Devastado por las contiendas de la época de Enrique IV de Castilla y por la de las Comunidades. El primer Duque de Alba lo reconstruyó y convirtió en palacio privado. 

Del Castillo de los Duques de Alba hoy día se conserva la Torre del Homenaje de las seis torres que llegó a tener, fue debido a la Guerra de la Independencia, al ser desmantelado por las tropas francesas. Este hecho motiva que sea conocido como El Torreón.

La sobriedad de los severos muros de la Torre del Homenaje, contrasta con la grandeza de su interior, donde la Sala de la Armería muestra excepcionales frescos renacentistas realizados por el italiano Cristóbal Passini. 

En 1991 la Casa de Alba cedió el Castillo al Ayuntamiento de Alba de Tormes para utilizarlo con fines turísticos. 

Esta declarado bien de interés cultural desde el 22 de abril de 1949.










CASTILLO DE LOS ZUÑIGA (Miranda de Castañar - Salamanca)

También llamado Castillo de Miranda de Castañar, está emplazado en la zona sureste de la localidad. Fue construido entre los siglos XIV y XV probablemente sobre un castillo anterior. 

Está formado por una torre de sillería muy grande y bien conservada, coronada por ménsulas y arquillos, sobre las que surgirían las almenas, troneras redondas, ventanas pequeñas de arco semicircular, y en la parte baja que mira al exterior un ángel de relieve con las armas de los Zúñiga, que fueron condes de Miranda desde el siglo XV. La torre está protegida por un circuito amurallado, con fuertes cubos provistos de troneras redondas y saeteras además de algunos balcones con dos arcos, hacia el sur por donde se extendía el palacio, dominando una extraordinaria perspectiva. 

En el interior se conserva el acceso al camino de ronda, respetado en su mayor parte, y presentando algunas pasarelas. 

Fue declarado Monumento Nacional el 3 de junio de 1931, y es uno de los que mejor se conservan de la provincia de Salamanca. 

El castillo actualmente pertenece a la Villa tras la donación realizada en 1954 por Cayetana Fitz-James Stuart, duquesa de Alba, que además poseía el título de XIX condesa de Miranda del Castañar.







La Torre de El Tejado se ubica sobre un llano, en la finca del mismo nombre, en el término municipal de Calzada de Don Diego, provincia de Salamanca. 

Hacia el año 1600 el pueblo contaba con fuertes defensas además del propio castillo. El castillo se supone construido hacia el siglo XIV. 

Es de forma trapezoidal. Del castillo sólo quedan los restos de una torre. 

Se encuentra en estado de ruina, siendo pocos e insuficientes son los vestigios que actualmente quedan de esta fortaleza. 

En 2011, cuando doña Cayetana repartió su herencia en vida, pasó a ser de su hijo Alfonso Martínez de Irujo, duque de Aliaga.







CASTILLO-PALACIO DE CASTRONUEVO (Rivilla de Barajas - Avila)



En medio de un extenso campo de cereales se alza este castillo de aspecto militar y austero, que contiene numerosas troneras, sótanos abovedados y foso, perteneciente a la Casa de Alba. 

Fue erigido por Gil de Vivero antes de 1481, y posteriormente remodelado por su hijo antes de su venta en 1489 al duque de Alba por 6.200.000 maravedís. 

La fortificación, que ha sufrido un buen número cantidad de reformas y remodelaciones a lo largo de su historia, presenta elementos tanto góticos como mudéjares 

Está constituido por dos recintos rectangulares. Tiene cuatro torres en sus esquinas y conserva restos de un palacio renacentista con salas abovedadas, galerías de arcos, columnas y escaleras. Su estructura y aspecto están condicionados por la artillería, carece de torre del homenaje, sus muros son recios y se encuentra todo él dentro de un foso que dificultaba hacer blanco en sus paredes disparando desde la lejanía. 

Exteriormente es una mezcla de ladrillo y tapial, pero el núcleo es un patio de granito de estilo isabelino. 

En la actualidad está en proceso de restauración.









CASTILLO DE VALDECORNEJA (Barco de Avila - Avila)

Su ubicación es marcadamente estratégica, se sitúa en un cerro dominando el río Tormes y el puente, en el punto más elevado del valle. 

Construido sobre un castro vetón que fue destruido por los romanos. Fue edificado en el siglo XII y reconstruido en el siglo XIV. 

Su planta es cuadrada, y presenta cubos cilíndricos en sus esquinas. 

Ha sido restaurado varias veces, respetando su perímetro original, debido a las incontables batallas que ha sufrido e intentos de incendio y bombardeos. 

Al iniciarse la segunda mitad del siglo XIX quedó habilitado como cementerio municipal. Por ello aumentó su deterioro al arrancar el pavimento y grandes oquedades en sus muros. 

Ha sido restaurado parcialmente, reparado el pavimento y en parte la torre del Homenaje. Es utilizado para los actos culturales que se celebran en esta localidad. 








CASTILLO DE MOYA (Cuenca)


En los confines de Castilla-La Mancha, en la frontera de los que fueran los reinos vecinos de Aragón y Valencia, situado en una alta cresta, se encuentra el Castillo de Moya. Se trata de un conjunto formado por el castillo y la muralla.


Es una fortificación islámica que muestra el esplendoroso pasado de esta zona. 

El castillo es una joya que merece la pena visitar. Pasear por sus calles y ruinas nos traslada a épocas pasadas de esplendor para esta villa, que llegó a ser Marquesado de 32 pueblos, tuvo 6 iglesias, 3 conventos, hospital, etc. 

El castillo propiamente dicho, se encuentra en el sur cerrando el recinto de la muralla, separado de la población por un foso excavado y un fuerte muro exterior con cubos, de cuatro metros de espesor. 

Los restos de la fortaleza están cedidos al Ayuntamiento. Actualmente se encuentran en proceso de restauración.









CASTILLO DE MOECHE (Moeche - La Coruña)


Construido en el siglo XIV, fue uno de los escenarios principales de la revuelta de los Irmandiños, vasallos oprimidos que se levantaron en armas, y que llevaron a Nuño Freire de Andrade a huir al castillo de Andrade (Pontedeume). Finalmente los irmandiños serían vencidos. Este hecho histórico se celebra anualmente con el nombre de Festival Irmandiño (en la tercera semana de agosto).

Es una construcción de planta octogonal irregular, con un patio de armas también irregular. Se mantiene el recinto exterior completo, abierto por puertas y ventanas de ornamentación gótica. Sus muros son de mampostería de pizarra con las esquinas de sillares graníticos. Su grosor es considerable y su altura de unos 12 metros.

La torre del homenaje es de planta cuadrada y tiene una altura de 18 metros. Sobre el adarve se adivinan lo que en su día fueron almenas, y encima de una de sus ventanas se puede ver tres escudos grabados pertenecientes a la casa de Osorio, la de los Enríquez y la de Valcárcel.

Se encuentra parcialmente reconstruido.










CASTILLO DE ANDRADE (Pontedeume - La Coruña)



También se conoce como Castillo de Nogueirosa.

El origen de este castillo se encuentra ligado a Fernán Pérez Andrade, quien se enfrentó al prior del monasterio de Santa María de Sobrado, fray Esteban Sejas, a causa de su construcción. 

Este castillo jugó un papel muy importante durante las revueltas irmandiñas, tras las que quedó prácticamente destruido.

En el siglo XVII perteneció al conde de Lemos, cuyo escudo se encuentra en uno de los muros de la fortaleza. Pasó después a la casa de Lerma y a la de Alba, que lo restauró en el siglo XIX.

Las reducidas dimensiones de este castillo muestran inequívocamente su carácter estratégico. La escasez de sus almenas le da un aspecto pobre.

Lo más destacado y visible del castillo de los Andrade es su torre del homenaje, a la que se accede tras cruzar el patio de armas, en uno de los ángulos del recinto. Su planta es cuadrada, se levanta hasta unos veinte metros de altura y tiene dos metros y medio de grosor. Estuvo rodeada de un foso con su puente levadizo, que aumentarían su imponente aspecto. 

Actualmente se encuentra en aceptable estado de conservación, aunque medio derruido. Se ha limpiado todo el contorno, lo que permite rodear la construcción fácilmente y ver las grandes rocas sobre las que se alza.

Es Monumento Nacional desde 1924, siendo el primero de la provincia de La Coruña en alcanzar este status.







CASTILLO DE NARAHIO (San Saturnino - La Coruña)



En realidad son los restos de un antiguo castillo medieval, situado en el municipio de San Saturnino. Se alza sobre una montaña en lo alto de una cañada formada por el río Castro, dominando todo el valle. 

No se conoce la fecha de su construcción, y aunque hay quien dice que fue construido por los moros, lo más probable es que fuera edificado a principios del siglo XIV. 

La planta de este castillo es muy irregular, ya que tuvo que adaptarse a las desigualdades del terreno. Dada su pocición no necesita fosos ni puente levadizo. Se conserva la torre del Homenaje, la puerta principal hacia el este y restos del edificio poligonal que cerraba el patio de honor. 

Está considerada Bien de Interés Cultural desde el año 1994. 

La Casa de Alba lo cedió en 2006 al municipio coruñés para su uso municipal durante 30 años.









Es una fortaleza-palacio que se alza en la confluencia de caminos entre Sanabria y Orense, cerca del río Támega, en la zona más elevada de un hermosísimo valle, desde dónde domina el territorio circundante.

El monumental conjunto fortificado de Monterrei constituye la acrópolis más grande de Galicia, y forma un conjunto de evidente interés. Fue enclave estratégico desde la Edad Media en la frontera con Portugal. Su historia es extensa pues el valle fue poblado en el siglo X. 

El castillo fue construido en el siglo XII por Alfonso Henríquez, nieto del rey Alfonso VI, y adquirió importancia en el siglo XIV con Pedro I el Cruel. En 1506 arribó aquí Felipe el Hermoso para encontrarse con el Cardenal Cisneros y enseñarle su función como rey de España.

Ha ido adaptandose a diferentes estilos a lo largo de su historia. La Torre de las Damas fue edificada en el siglo XIV. Entre los siglos XV y XVII los sucesivos condes de Monterrei construyeron el palacio renacentista, la torre del homenaje, el hospital de peregrinos y la iglesia gótica de Santa María. En la Edad Moderna se construyeron dos recintos abaluartados que encerraban los conventos de franciscanos y jesuitas.

El estado del castillo es bastante bueno, el palacio está siendo restaurado. En su interior se conservan todavía los ornamentos que se han ido añadiendo con los distintos estilos artísticos. Junto a la fortaleza del castillo se ha levantado un Parador Nacional.

Fue declarado Monumento Nacional el 3 de junio de 1931, y actualmente es un Bien de Interés Cultural dentro del catálogo de monumentos del patrimonio histórico de España.









Como en otras importantes villas gallegas, la historia de O Castro Caldelas se inició en su castro celta y en la posterior fortificación superpuesta sobre el primigenio poblamiento, sobre la que se levantó a su vez, a finales de la Edad Media, el magnífico castillo en torno al cual creció la actual villa.

La fortaleza de Castro Caldelas es un buen ejemplo de arquitectura militar y defensiva.

El castillo de Castro Caldelas fue testigo de episodios históricos tales como las Guerras Irmandiñas. Buena parte de la fortaleza fue derribada durante estas revueltas, siendo reconstruida por don Rodrigo Enríquez Osorio, conde de Lemos.

Durante la Edad Moderna la abigarrada fortaleza se convirtió en una construcción renacentista de carácter marcadamente palaciego. 

El castillo de Castro Caldelas tiene una planta poligonal y dos líneas de murallas. La construcción interior consta de dos grandes torres en atalaya, la del norte es la torre del homenaje que tiene tres plantas y terraza, unidas por un cuerpo palaciego con garitas circulares en los lienzos y ángulos. La muralla esta almenada y tiene paso de ronda.

La torre del Reloj, llamada así por el gran reloj del siglo XIX que luce en su cara sur, es la parte más antigua que se conserva del castillo.

Fue declarado monumento Histórico-Artístico por la declaración genérica de el Decreto de 22 de abril de 1949 y la ley 16/1985 sobre el patrimonio histórico español.









CASTILLO DE LOS CONDES DE LEMOS (Monforte de Lemos - Lugo)

En el lugar donde se levantó el castillo ya existían con anterioridad dos construcciones: el Castro Dactonio de la tribu celta de los lemavos (de los que procede el nombre de Tierra de Lemos, comarca que habrían habitado), del que sólo se conservan algunos restos arqueológicos hallados hace algunos años, y el Monasterio benedictino de San Vicente del Pino, del siglo X, uno de los primeros que se construyó en Galicia tras la invasión musulmana del siglo VIII.

Su historia va unida a la de la familia Castro, familia que habitó el castillo durante largo tiempo. Durante el año 1467, fue el centro del movimiento de liberación protagonizado por los irmandiños en su lucha contra el régimen feudal. Estos destruyeron el castillo, pero cuando el régimen señorial se volvió a instaurar en esta zona gallega, se vieron obligados a reconstruirlo con su trabajo y dinero.

En 1672 fue pasto de las llamas, pero se restauró unos años después.

El centro de ese castillo era y sigue siendo una enorme Torre del Homenaje de 30 metros de altura, hoy convertida en museo y una de las pocas partes de la fortaleza original que aún se conserva, junto a algunos restos de murallas.

Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.











Se alza sobre una elevación que domina en altura la localidad. Es una fortaleza, originariamente islámica, con reformas efectuadas en los siglos XV y posteriores. De todo el conjunto del castillo se conserva un torreón con matacanes, una esbelta torre cilíndrica de tapial, un patio central y los restos del palacio ducal. 

La llamada "Torre Mora" es una torre albarrana ubicada en el extremo norte de la plaza del castillo. Consiste en una torre típicamente islámica, ya que una escalera helicoidal permite el acceso a la misma. Estaba construida en mampostería y enlucida con mortero de cal. El acceso a la misma se hace a través de la sacristía de la Iglesia Parroquial. Fue restaurada a inicios del siglo XXI y fue recubierta con cemento gris y pintada de color naranja. 

Fue donado hace unos años al Ayuntamiento debido a su estado de ruina.







El Panteón Alba fue situado en Loeches, una pequeña población entre Alcalá de Henares y Arganda del Rey, anejado al Monasterio de la Inmaculada Concepción, perteneciente a la orden de las Dominicas Recoletas y conocido por los lugareños como el convento grande.

Jacobo Fitz-James Stuart y Falco, duque de Alba de Tormes y Conde-Duque de Olivares, fundo en 1909, un panteón, agregando una capilla al Monasterio. Fue construido para la Casa Alba, inspirado en la Cripta Real del Monasterio de El Escorial, pero mas modesto.

Destaca en dicho panteón, el mausoleo de la Condesa de Montijo, Francisca de Sales y Portocarrero, hermana de Eugenia de Montijo, Emperatriz de Francia. También esta enterrado el fundador del panteón y Gaspar de Guzman y Pimentel, fundador del Monasterio y su esposa Ines de Zuñiga y Velasco.







FINCA S'AUFABAGUERA (Cala Salada - Ibiza)


La casa de Punta Galera es donde la duquesa dio rienda suelta a su faceta más bohemia. Fue su segundo marido, Jesús Aguirre –no se sentía muy cómodo en Marbella, donde ella gustaba de disfrutar los veranos– el que le descubrió este paraíso mediterráneo. La duquesa de Alba comenzó a idear en 1978 este precioso refugio, al que le dio un aire hippy y naif









En 2011, cuando doña Cayetana repartió su herencia en vida, pasó a ser de su hija Eugenia Martínez de Irujo, duquesa de Montoro. A ella también pertenecen ahora el cortijo "La Pizana" y la finca de Gerena en Sevilla, que fue regalo de boda. 





CHALET DE "LAS CAÑAS" (Marbella)


Este inmueble fue testigo de las mejores vacaciones de la duquesa cuando Marbella poseía ese encanto y esplendor que los tiempos de corrupción le arrebataron años más tarde. 

En 2011, cuando doña Cayetana repartió su herencia en vida, pasó a ser de su hijo Fernando Martínez de Irujo, marqués de San Vicente del Barco.





Carlos, duque de Huéscar, el hijo mayor de la duquesa hereda la jefatura de la Casa de Alba, así como la mayor parte de los títulos que poseía Cayetana. Y como heredero también tendrá que encargarse de preservar el patrimonio de la familia Alba, ya que le corresponde la Fundación Casa de Alba, de la que ya era vicepresidente.

Como patrimonio dotacional de la fundación figuran los palacios de Liria, Monterrey en Salamanca, el castillo y la torre de Alba de Tormes (cuna de la casa) y cuatro castillos en Galicia (Castro Caldelas, Moeche, Andrade y Narahio).

He investigado bastante por la red, pero ante tanto patrimonio e informaciones contradictorias, es fácil que me deje alguna propiedad. Aunque no faltan las más importantes del patrimonio familiar. Por tanto si veis algún dato erroneo o tenéis información que pueda completar el post, os agradecería que me avisarais a través de los comentarios. Gracias.




Algunas fuentes consultadas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por añadir comentarios. Espero vuestras sugerencias, ideas...